MES DE DICIEMBRE

MES DE DICIEMBRE

ME ACOMPAÑAN

martes, 15 de noviembre de 2016

LA BARBA

JOAQUIM MUNTANYOLA (Barcelona 9-4-1914 -Barcelona 5-3-2012)-FOTO DE INTERNET

BONA NIT: AVUI HE ESCANEJAT AQUESTA HISTORIA ESCRITA PER  JOAQUIN MUNTANYOLA, A LA REVISTA PATUFET DEL DÍA 14-4-1972
Desde Valencia amb carinyo,

BUENAS NOCHES:

HOY HE ESCANEADO ESTA HISTORIA ESCRITA POR JOAQUIN MUNTANYOLA, EN LA REVISTA PATUFET DE FECHA 14-4-1972

A CONTINUACIÓN LA TRADUZCO AL CASTELLANO

LA BARBA

Era un hombre serio y timido.Pero un día,por no haber provocado un cisma en su matrimonio, no tuvo más remedio que disfrazarse.Su mujer, de carácter sociable, se había comprometido a acudir a una fiesta donde era obligatorio ir disfrazado.
El hombre, haciéndole mala cara, se dispuso a hacer un sacrificio y se puso un turbante y aquella gran barba que su mujer le había comprado.
-De esta manera irás disfrazado, pero no mucho.
El señor Sala se paseó toda la noche con el turbante, y- eso era lo más importante-con la barba. 
Lamentablemente, el salón donde se celebraba el baile de disfraces era lleno de grandes espejos, y el señor Sala no tenía más remedio que verse reflejado constantemente, y la imagen que se presentaba ante sus ojos era realmente impresionante.
Aquella barba negra y espesa que le envolvía la cara, pasándole por debajo de la nariz, le daba un aire de apóstol joven y robusto.
Porque el  señor Sala, que aún disponía de una buena montaña de cabello negro, encima de la cabeza, cuando pasaba dos días sin afeitarse comprobaba que la barba seria blanca como un sorbo de leche y que si se la dejaba parecería un abuelo de ochenta años.
Poco a poco, gracias a aquella barba negra, el señor Sala se fue gustando.Y desde aquel día llevaba aquella barba imponente en la guantera de su coche.
Cuando nadie le veía, se detenía en un lugar poco transitado, se ponía la barba y se convertía en otro.Al bajar del coche, se iba mirando en todos los espejos de los escaparates y se saludada como si se tratase de un conocido.
-Páselo bien, señor Sala 
El otro señor Sala el de la barba negra, correspondía a su saludo y, como él seguía el camino hasta el próximo escaparate donde volvían a saludarse ambos, afectuosamente.
El señor Sala vivió unos días muy llenos de novedad, y consiguió romper la monotonía de su existencia.
Hasta que un día, llevando la barba que cambiaba su personalidad, se topó con su mujer, que lo conoció.
Las explicaciones que le dió le llenaron de tanta vergüenza que el pobre señor Sala decidió no ponerse más la barba postiza.
Y volvió a ser infeliz como antes. 

 Desde Valencia con cariño, Montserrat Llagostera Vilaró
 

12 comentarios:

  1. Vaya que poco le duró la confianza en si mismo y la poca felicidad que le trajo la barba, no puede uno esconderse, hay tener valor y ser uno mismo.
    Acabo de ver tu publicacion y no lo dejo para mañana, te comento esta noche, pues hemos vuelto a perder contacto.
    Un abrazo.
    Ambar

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Ambar.
      Es que ultimmente posteo poco a caus de la falta de tiempo, yo suelo acostarme pronto y madrugar mucho.
      Feliz miércoles.
      Besos

      Eliminar
  2. Que buena historia, ella nos muestra que hay que sentirnos felices con lo que tenemos y valorizar lo bueno.
    Buenas noches

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Ambar.
      Es que ultimmente posteo poco a caus de la falta de tiempo, yo suelo acostarme pronto y madrugar mucho.
      Feliz miércoles.
      Besos, Montserrat

      Eliminar
  3. Tarde o temprano la mentira se descubre y la verdad sale a relucir, pero se disfruta mientras tanto.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Rafael Humberto Lizarazo.
      Es verdad las mentiras tienen las patas cortas.
      Un abrazo, Montserrat

      Eliminar
  4. Me estaba dejando crecer la barba, mas por comodidad que por estética.

    Este domingo uno de mis hijos me la afeitó.
    es mas comodo no llevarla.
    Eso de llevar un fideo colgando de la misma, también un guisante enredado,un poco de arros y algún miajón depan, que me recordaba, a los popbres hijodalgos, que se echaban un poco de miga de pan en la barba, para hacer ver que habían comido.


    Así, que fuera barba.

    manolo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Manolo, que gracia andaluza tienes para contar las cosas.
      Me alegra saber de ti y deseo que te encuentres bien.
      Un abrazo, Montserrat

      Eliminar
  5. M'agradat molt, Montserrat!!! Una abraçada.
    PD: El nou look del bloc també m'agrada molt.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Jordi López Perez.
      Moltes gràcies pe el teu comentari.
      Una abraçada, Montserrat

      Eliminar
  6. Mejor no aparentar...Ser siempre el mismo...
    Besote. Sales muy guapa en la foto del lateral del blog.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Manuel López Paz.
      El otro día intenté comentar en tu blog y no pude, yo continuo con blogger ¿será por esto?
      Un abrazo, Montserrat

      Eliminar