MES DE DICIEMBRE

MES DE DICIEMBRE

ME ACOMPAÑAN

viernes, 2 de agosto de 2013

ELS REFRESCOS- LOS REFRESCOS




ESCANEADO DE LA REVISTA PATUFET, QUE TENGO EN CASA DEL AÑO 1970

BONA NIT:
Avui tradueixo aquesta historieta escrita per Joaquim Muntanyola, en la revista Patufet  del mes juliol any 1970.
PAU I BÉ.
Desde Valencia amb carinyo




 JOAQUIN MUNTAÑOLA ( Barcelona 1914 - Barcelona 2012) (Imagen sacada de Internet)


BUENAS NOCHES:
Hoy traduzco esta historieta escrita por Joaquin Muntañola, en la revista Patufet del mes de Julio del año 1970. 

LOS REFRESCOS

Oriol estaba tumbado en la arena, mientras su madre le iba diciendo:
-¡Te pelarás! ¡Con este sol  te pelarás toda la espalda, acuérdate del año pasado.
Oriol no se acordaba que el año pasado, la primera vez que fue a la playa, se quedó como un langostino y pasó dos noches como si estuviera en las Calderas de Pedro Botero.
Y no se acordaba porque estaba muy interesado en el que pasaba  bajo un enorme parasol que había cerca del pequeño parasol donde se escondía su padre, que no se había quitado los pantalones y dormía tan tranquilo, emitiendo unos ruidos que hacían la competencia a las sirenas de las embarcaciones que cargaban y descargaban turistas de ubn lado a otro de la Costa Brava. La madre de Oriol, con un traje de baño, que se le había quedado grande, estaba sentada en la arena, al lado del "roncador" y no se cansaba de repetir:-¡Te pelarás! ¡Ven a la sombra un rato!
A su hermana Pili, que estaba a pleno sol como el, su madre no le decía nada.Y no es que le diera igual que se pelara o no, lo que pasa en que la Pili cada dos por tres, se embadurnaba con una pasta blanca que le daba el aspecto de aquellos helados cubiertos de nata que se tomaban en el Bar "Del Cisne". De esta manera la Pili podría presumir de bronceado al día siguiente en la oficina y su madre estaría toda orgullosa..
Hemos dicho que Oriol estaba pendiente de la escena que se desarrollaba en el parasol de al lado.
El pequeño chiquillo del sur intentaba de entenderse con un voluminoso turista, propietario del grueso parasol y de la gruesa familia, constituida por una gruesa esposa, dos gruesas hijas rubias y un chiquillo gordo y rubio como un hilo de oro.
El chiquillo del sur, poco rato antes, había pasado cerca de la familia de Oriol. La señora le había preguntado cuánto valían las botellas.El chiquillo, muy chiquillo, tomándolos por extranjeros, había enseñado un cartoncito donde se leía el número veinte .La madre de Oriol pensó que veinte pesetas eran demasiadas, y Oriol se había quedado sin refrescar.
Ahora, Oriol veía que el grueso turista pedía cinco botellas abriendo los dedos de una mano.El chiquillo del sur, tostado por el sol, y no precisamente por el de la Costa Brava, le fue destapando las botellas una tras otra. Oriol, tumbado en la arena, vió como el chiquillo enseñaba el cartoncito y como el grueso turista, dándole una moneda le hacía el gesto de que se fuera.
El chiquillo pasó otra vez al lado de Oriol, llevando aún la moneda dentro de su puño.
-Que t´ha donat?
-¿Cómo?.
-¿Qué, qué te ha dado este señor?
-Cinco duros.
Y abriendo la manita ennegrecida, y no sólo por los efectos del sol, la mostró.
Oriol dijo:
-Ya me lo pensaba.¡Te ha engañado! ¿Es qué no sabes contar?
-No yo le doy las perras luego a mi cuñao, y...
Oriol cogió la mano del chiquillo y lo llevó  otra vez al parasol donde  la gruesa familia se había terminado ya los cinco refrescos y se habían quedado tan frescos.
Oriol intentó hacerse entender como podía...pero no podía. El turista era muy extranjero y hablaba el extranjero muy cerrado. Además de hacerse el extranjero,  hacía el efecto que se hacía el ignorante.
Oriol iba explicándose.
-¿Ud. cree que cinco botellas pueden valer un duro cada una?.
El hombre le hacía con la mano que se fuera y que no le molestara más.
Oriol no se salía, y por primera vez se indignaba con esto de que los hombres no hablaran todos la misma lengua.
-Además de la lengua que hablamos con nuestros padres, cuando llegamos a este mundo, habría de haber otra para todo el mundo-decía Oriol mientras, cogido de la mano del chico del sur, veía como los importantes y gruesos turistas plegaban el parasol, los colchones de goma, las sillas plegables, las bolsas llenas de potingues, las gruesas toallas, las gafas de sol, las tapanarices, y las raquetas de "badmington" con las cuales el niño y las chicas habían hecho la murga a todos los del alrededor, y se iban hacía el Hotel Playa Azul.
Una hora más tarde, Oriol con el chico del sur se presentaba al Playa Azul, dispuesto a cobrar las setenta y cinco pesetas que los gruesos turistas habían intentado escamotear al chico que no sabía contar.
Y esta vez el grueso señor rubio lo entendió enseguida, porque Oriol había convencido a un guardia civil para que lo acompañara. 

PAZ Y BIEN
Desde Valencia con cariño, Montserrat Llagostera Vilaró

Si queréis ver mi otro blog de fotografías clicad  http://lamiradadeunarosadeabril.blogspot.com 

27 comentarios:

  1. Estuvo vivaracho y perspicaz Oriol.
    Un gran cuento de solidaridad y de situaciones que pasaban no hace mucho tiempo.
    Abraços i Petonets.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Pedro Luis por tu visita.
      Si per fíjate ya han pasado más de 40 años, desde que se escribió, las páginas ya están amarillas.
      Besos, Montserrat

      Eliminar
  2. Vaya...en nuestros días de hoy hacen falta muchos Orioles que nos defiendan y liberen de toda clase de estafa, que las hay y muchas, buen muchacho Oriol, me ha gustado la historia.
    Un abrazo.
    Ambar

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Ambar.
      Tienes mucha razón y estafadores los hay hasta en las altas esferas.
      Muchas gracias por tu visita.
      Un beso, Montserrat

      Eliminar
  3. Muy adecuada a los tiempos que corren.

    ResponderEliminar
  4. Caram , es veu que d'estafadors n'hi ha hagut sempre, però aquest m'ha fet molta rabia, mira que aprofitar-se del pobre nen! Sort de l'Oriol...I és que el Patufet, a més d'entretenir-nos ens donava unes bones lliçons de com havíem de comportar-nos...
    Petonets de dissabte, Montserrat.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola M.Roser.
      Si jo en tinc cinc volums de Patufets encuadernats.
      Desde l´any 1969 a 1973.
      Una abraçada, Montserrat

      Eliminar
  5. Oriol se portó bien, a pesar de que se quedó sin refresco.
    Un Saludo Amiga Montse, de manolo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Manolo.Encantada por tu visita.
      Un beso, Montserrat

      Eliminar
  6. Me ha gustado. Una moraleja que invita a pensar.

    Besote guapa

    ResponderEliminar
  7. Siempre habrá algún avivato que quiera aprovecharse de la inocencia de los niños, en todas partes se cuecen habas.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Rafael.
      Es cierto y esta historieta es de principios de los años 70.
      Te mando un abrazo, Montserrat

      Eliminar
  8. El que passa amb les llengües és que un món d'una sola, que prompte es diversificaria, seria un món com el de hui, molt entròpic, endogàmic i globalitzat, amb el que això té de perill i destrucció, malgrat que de l'altra manera o en l'altre extrem seria també un món ple de conflictes, jo crec que en el terme mig està la virtut Montserrat.

    Una abraçada des de Russafa

    Vicent

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Vicent.

      El xiquet del conte, va tindre el pensament com xiquet qu´era., pensant que el món seria més sencill amb una sola llengua o idioma.
      Jo he sentit parlar del esperanto com a llegua universal.
      Una abraçada, Montserrat

      Eliminar
  9. Un buén ejemplo el de Oriol.
    ¡Gracias!.
    Feliz semana.
    Un abraÇada

    ResponderEliminar
  10. Boniíssim, Muntanyola: Es la dona mes trabaladora de la xarxa. A més amés de ser la mes bona persona.
    el saludomolt ocrdialment amiga.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Montserrat Sala:
      Hola tocaia, m´hes fet ben bé sortir els colors, amb les teves adulacions. No ni ha per tant!. Pero moltes gràcies
      En Muntanyola si que va ser un bon humoirista, dibuixant i escriptor. Jo de petita amb el meu germá, retallavem els acudits de la vida es Broma del Diari de Barcelona, dibuixats per ell.
      Molts petons, Montserrat

      Eliminar
  11. Hola Montserrat, treballadora es poc, fas unes entrades fantásticas.
    A mi m'agraden el refrescos ara mateix m'preng una horxata valenciana ben fresqueta, vols una?.

    Una forta abraçada.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Pakiba:
      Moltes gràcies.
      Ai es molt bona l´horxata valenciana.
      Petons, Montserrat

      Eliminar
  12. Oriol,el llanero solitario,se necesitan muchos,muy bueno Montserrat,una abraçada

    ResponderEliminar
  13. Hola Julio:
    Si es cierto hacen falta gente solidaria y más en los tienmpos que corren.
    Una abraçada, Montserrat

    ResponderEliminar
  14. Siempre nos muestras tus recuerdos que seguramente son parecidos a los nuestros con lo cual te conviertes en un saco de memoria, de tierna y afectuosa memoria en la que cualquiera de nuestra edad se puede sentir reconocido. Un beso desde los 40 grados de Granada

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Antonio.
      Muchas gracias.
      Aquí en Valencia también hace mucho calor.
      Un abrazo, Montserrat

      Eliminar
  15. ¡¡Pues me ha encantado todo!! Eres una caja de sorpresas, querida Monserrat. Un beso grande y perdona ...¡estoy liada con un curso de 490 horas!! jaja. Para mi trabajo del próximo año...me vendrá bien. Besitooooo

    ResponderEliminar