MES DE DICIEMBRE

MES DE DICIEMBRE

ME ACOMPAÑAN

lunes, 16 de junio de 2014

ANGELS O DIMONIS?- ¿ÁNGELES O DEMONIOS?

BONA NIT: D´una revista Patufet del any 1970, que tinc encuadernada a casa, he escanejat aquesta historieta que a continuacvió tradueixo al castellá.
L´autor es  Joaquim Muntanyola, que fa ser un gran humorista, escriptor i dibuixant
FOTO TRETA D´INTERNET

BUENAS NOCHES:
De una revista Patufet del año 1970, que tengo encuadernada en casa, he escaneado esta historieta que a continuación traduzco al castellano.

ÁNGELES O DEMONIOS
Toda la familia estaba un poco preocupada. Los amigos decían:
-Es un sonado.
Pero la que se lo pasaba mal era su mujer. Si eran las tres de la tarde y su marido aún no había llegado, la señora Pi sufría mucho más aún que a la una y a las dos.
El señor Pi era un hombre tozudo. Se había comprado un terreno salvaje arriba de una montaña y se iba todos los domingos por la mañana a agujerearlo.
Si el señor Pi estaba convencido que agujereando la pared de la montaña, terminaría encontrando agua que le permitiría, según él hacer muchas cosas.
El Sr, Pi, tenía 40 años, un casco de "trabaja pero seguro", un pico, una pala, un mazo, dos palancas, una maceta y un capazo.
Y como si se tratara de un fugitivo que quisiera escaparse, cada semana se iba metiendo más adentro del agujero, y cada semana todo el mundo encontraba que se metía más adentro del mundo de los desequilibrados.
-Un día puede caerle una piedraza a la cabeza y quedarse dentro de su mina para siempre.
-Si unos metros de tierra le cercan la entrada, Pi, quedará enterrado para toda la vida.Bien, quiero decir para toda la muerte.
-Este hombre es un imprudente.Puede cogerle qualquier desmayo, y cuando lo encuentren ya no le cantarán ni gallo ni gallina.
Pero el hombre, ya lo hemos dicho, era tozudo, y ahora ya hacía el agujero para desafiar a los otros.
-Tengo hecho veintiocho metros de galería, y cuento que con tres o cuatro más estaré en el agua.
Cada domingo por la mañana, mientras su marido estaba en el "agujero" la Sra. Pi, muy padecedora, rezaba y cuando él volvía,  la señora Pi hacía cara de quitarse un gran peso de encima.
¡Quien domingo pasa, año empuja!
Pero esta manía de mi marido me matará.
Aquel domingo, la Sra. Pi buscaba un pretexto para ahorrar a su marido el riesgo dominical.Con unos amigos iban a pasar el día en una casita que unos parientes tenían en la Floresta,.
Y el Oriol, el chico mayor del Sr. Pi, puso en práctica el plan.Con su hermano Pau, de catorce años-el tenía dieciseis- y el grupo con el cual cada semana hacían un partido de futbol, todos se fueron al trozo de montaña de su padre.
Se había terminado el capeonato en el que formaban parte, y querían para celebrarlo hacer una costillada.Pero, además de las costillas llevaban picos, palas y capazos.
Se organizaron la faena, y, por turno, iban picando y trayendo las piedrazas y la tierra y haciendo al mismo tiempo la pared seca que estaba alrededor de la entrada de la gruta empezada por el Sr. Pi.
A las dos de la tarde el grupo de chicos había avanzado más de cuatro metros, y de repente de la roca brotó un buen chorrillo de agua.Salieron corriendo, se llevaron todas las heramientas y no dejaron más rastro de  su presencia que aquel raudal de agua que resbalaba por la pendiente de la mina hacia la boca.
Cuando, siete días después, el Sr. Pi llegó a la mina y se encontró con el agua del manantial mojándole los pies hasta el tobillo, no lo terminaba de entender.
Al volver a su casa hacía cara de ciruelos agrios, había encontrado el agua, pero no la había encontrado él.Durante meses y meses había picado en condiciones incómodas dejándose los riñones y ganado arañazos, sólo por experimentar la alegría de ver salir un chorrillo de agua entre las requebrajaduras de una roca.
Y aquel placer le había estado escamoteado, no sabía por qué el  milagro.¿Los ángeles quizás?.
La señora Pi estaba exultante de alegría. Ya se había termiunado el martirio de los domingos, por el hecho que su marido permanecía  "enterrado" por su obsesión.
Oriol y su hermano Pau no dijeron nada de su "travesura", de momento.
Después cuando el Sr. Pi dijo que quería analizar el agua encontrada, "domesticarla" y aprovecharla los dos chicos tuvieron una reunión de urgencia.
-El padre está demasiado mal de los riñones.
-Este regadío que quiere cavar dejará húmedo el cultivo, pero a él lo dejará seco.
El sábado, con el grupo del fútbol, subieron al "trozo" del Sr. Pi e hicieron la acequia.
Cuando el domingo llegó el hombre y se encontró la faena hecha, estuvo a punto de creer que era tarea de los ángeles.
Pablo y Oriol no llevaban alas, pero eran de muy buena pasta y esto que el Director de la Escuela decía que eran verdaderos demonios. Y todo porque cuando se trataba de montar alguna movida para protestar de alguna injusticia, tanto Oriol como Pau eran los primeros.

Desde Valencia con cariño, Montserrat Llagostera Vilaró


   

19 comentarios:

  1. Dues coses, primerament dir-te que les persones que a l'escola tenen comportaments més anormals solen ser al pas dels anys els més assenyats, els que tenen més enteniment, no sempre passa així però...
    I la segona és que si era un àngel li llevava la il·lusió tant com un dimoni, però tot era per un bon motiu, per la vida del protagonista, era l'amor, que no té límits, sí, els té, però són de Déu.

    Vicent

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Vicent.
      Jo penso que vàren se uns bons xiquets, preocupats per el seu pare.
      En quan a l´escola en fi i al cap, es revelaban contre les injusticies, per tan per mi eren més ángels que lo altre,.
      Gràcies per el teu comenbtari.
      Una abraçada, Montserrat

      Eliminar
  2. Sembla mentida, però no estem mai contents, si ja tenia l'aigua, tan era qui l'hagués trobada... Els seus dos fills eren un encant, me'ls quedo!
    Petonets, Montserrar.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola M.Roser:
      Tens raó, dos noiets encantadors i bons xiquets.
      Peró mira volía el mérit per ell.
      Petons, Montserrat

      Eliminar
  3. Como me gusta cuando traes estos recuerdos.
    Podrían ser demonios, pero parecen ángeles.

    Besote guapa

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Dr. Manue López Paz.
      Yo los veo un encanto de niños, porque quisieron ayudar a su padre y esto no lo hacen todos.
      Un abrazo, Montserrat

      Eliminar
  4. Respuestas
    1. Gracias a ti José Maria Criado Lesmes.
      Un abrazo, Montserrat

      Eliminar
  5. Respuestas
    1. Buenas noches José Maria Criado Lesmes. Un abrazo, Montserrat

      Eliminar
  6. Gràcias Montserrat per compartir aquets bonic contes ,con una maravella.

    Petóns

    ResponderEliminar
  7. ¡¡¡Hola, Montse!!!

    Buenos chicos no cabe duda, es un divertido texto. gracias por compartirlo con todos nosotros.

    Te dejo mi inmenso abrazo y mi estima siempre.
    Feliz fin de semana.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Marina Filgueira.
      Muchas gracias.
      Estoy contenta de tenerte como amiga
      Te mando un beso, Montserrat

      Eliminar
  8. La verdad Montserrat es que tienes unas joyitas llenas de recuerdos, guárdalas bien amiga. Paso por aquí también para despedirme por las vacaciones, así que un fuerte abrazo, feliz verano y hasta Septiembre.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Pepe Lasala.
      ¡Felices vacaciones!
      Ubn abrazo, Montserrat

      Eliminar
  9. Se encuentran muy bonitas historias en esas viejas revistas, esta es muy tierna.

    Abrazos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Rafael H.Lizarazo.
      A mi esta me trasmite el cariño de unos hijos a su padre.
      Un abrazo, Montserrat

      Eliminar
    2. Es cierto Rafael H. Lizarazo, a mi me trasmiten amor de los hijos a su padre.
      Un abrazo, Montserrat

      Eliminar