MES DE DICIEMBRE

MES DE DICIEMBRE

ME ACOMPAÑAN

domingo, 14 de abril de 2013

a papàs i mamàs- a papás y mamás

DE ESTA REVISTA PATUFET HE ESCANEADO LAS HISTÒRIES POSSIBLES.

                                                                                              

RAMÓN FOLCH I CAMARASA-(Barcelona 1926)-IMAGEN SACADA DE INTERNET

BONES TARDES:
Si en el últim Post vos parlo del escriptor JOSEP MARIA FOLCH I TORRES, aquest diumenge he triat una HISTORIA POSSIBLE, escrita per un dels seus fills RAMÓN FOLCH I CAMARASA. A continuació la tradueixo al castellá .
Ara quan he acabat de traduirla, ja es de nit.
DOLÇOS SONS.
Desde Valencia, amb carinyo .
Si voleu veurer el meu altre blog de fotografíes cliqueu http://lamiradadeunarosadeabril.blogspot.com 

BUENAS TARDES.
Si en el último Post os hablo del escritor JOSÉ MARIA FOLCH I TORRES, este domingo he escogido una HISTORIA POSIBLE, escrita por uno de sus hijos RAMÓN FOLCH I CAMARASA. A continuación la traduzco  al castellano

HISTORIAS POSIBLES
a papás y mamás

Es que las criaturas se fijan en todo.
Y tienen cada salida, a veces, que te rompes de risa. Como este día, que cuando llegué a casa me encontré a la Marilín toda envuelta en mi bata de las mañanas, los pelos llenos de pinzas, y pintándose las uñas como una mujercita, y esto que sólo tiene 8 años, y cuando la quise reñir me dijo:
-¡Es que juego mamá!
-Ah sí-le dije yo-¿Y a qué juegas, si se puede saber?
 Entonces me dijo que jugaba, y aún me rio de pensarlo, porque es el que decía, que tienen cada salida que te dejan parada!.
Justamente yo había llegado un poco tarde porque ya sabía que Juan aquella noche tenía junta y no vendría a cenar.
Y por cierto que a las cinco,  en los almacenes, me había encontrado la Maluquer, la Concha Maluquer, que hacía siglos que no la había visto porque la verdad es que, pobre chica, hace un tipo de vida que no se la vé ni por el agujero de una ventana.
Sólo puedo decir que de momento ni la conocía cuando la ví. Fue ella quién me paró riendo, gritando:"Lena,Lena ¿Eres tú, verdad?".
Iba toda cargada de paquetes, ella, y un poco despeinada, pero la encontré joven aún, por tener cinco hijos, y, sobretodo, más alegre que unas Pascuas.
-¡Y ahora, chica!-le dije-¿De donde sales?
Nos habíamos parado justamente al pié de la escalera mecánica, y se ve que estorbábamos porque todos nos empujaban.
-Subimos al snack de la última planta-le dije-, que me has de contar muchas cosas.
-Que no, que tengo prisa-dijo Concha-, que a las 6 he de estar en el colegio de los niños, y aún querría llegar a casa para dejar todo esto.
Pero era tan claro que estorbábamos que no me costó mucho asrrastrarla conmigo, y hacerla subir al bar de los almacenes .
Nos sentamos en la barra.
-Un "cubalibre"-pedí-Pero dime, dime, ¿qué hacéis?-¡Estás muy bien chica!
-¿Y la señora?-preguntó el camarero a Concha.
-Ay, no sé qué tomar, yo-dijo Concha, riendo-¿Qué es esto que has pedido tú?
-Coca-cola con ron-le expliqué.
-¡Uy!,¿ esto te gusta?-dijo ella-
Para mi un café con leche, pero que no queme, que tengo prisa.
¡Por qué tanta prisa, mujer; un día es un día!,- protesté-¡Si no nos vemos nunca!
-Es que los niños me esperarán al salir del colegio-insistió Concha.
-¿Y donde vas con tantos paquetes chica?-volví a preguntar.
-¡Es que pasado mañana es el día de la madre!-dijo
-¡Anda! ¿Y todo esto te has comprado?
-¡Si es para ellos, para los niños!.Una tontería para cada uno, para celebrar el día de la madre- dijo Concha, sonriente.
Se necesita ser madraza, para hacer  esto.
¡El día de la madre, y ella va, y en vez de comprarse una cosa para ella, compra una tontería para cada hijo!
Hay que decir que en el colegio ya era así, Concha; si se compraba un pirulí de la Habana o una barra de regaliz, siempre se la había de repartir con la una o la otra; si no, no le hacía provecho, decía.
Merecía haber tenido un poco más de suerte, pobre Concha. Porque ella no se quejaba, pero se lo adiviné, se ve que su marido no ganaba mucho, porque dice que no tienen coche, y está empleado, no sé donde me dijo.
Y después la manera de ir vestida, y todo junto.Ya se ve que han de contar y mucho.
Y, en cambio, ¡tan contenta, ella! Me hizo reir, explicando cosas de sus hijos y las combinaciones que tenía que hacer para vestirlos y calzarlos a todos.
-Pero me he de ir, que terminaría haciendo tarde-volvió a decir al cabo de un rato.
-¡Ay, chica, yo no podría vivir con estas prisas-le dije-.¿Y cada día los vas a buscar?
-¡Ya lo creo!
-¿Por qué no los haces llevar a casa con el autocar de la escuela?
Me miró y se rió.
-Es que no tiene asutocar, la escuela donde van. Es un Grupo Escolar del Ayuntamiento que está muy bien y, sobretodo es gratis. Les gusta mucho ir.
Hizo una pausa y volvió a mirarme, riendo.
¡Y  les hace tanta ilusión que pase a recogerlos! Porque si quisiera como no está lejos de casa y el mayor ya tiene 9 años, ya los podría dejar ir sólos, ya.
-Pues bien boba eres de no aprovecharlo-le dije-.
Me parece que no sabes comprenderlo, chica.
-¿Yo?-exclamó riendo-¡Ya lo creo que me entiendo! ¿Pero y vosotros, que hacéis?.¡No me has contado nada, tú!
-Nosotros de primera, chica-dije, depués de tomarme un sorbo de "cubalibre"- ¡No lo sabías, que mi marido es gerente de Tancredisa, una financiera!Vale mucho¡
¡sabes? Y gracias a Dios se ha situado de primera.
-¿Y de criaturas qué?-preguntó Concha, que tiene una obsesión se ve.
-La nena, la Marilín, y gracías, -dije.
-¿Sólo una? ¡uánta faena te debe dar!-dijo seriamente.
-¡Yo, cuando tenía sólo el primero, es que no paraba!
-Porque tu no sabes entender, ya te lo he dicho-le expliqué-Mira, yo la tengo a media pensión, y va a la escuela de casa a en autocar, quiero decir que desde las 8 de la mañana hasta las 8 de la noche es como si no la tuviera.
-¡Oh que bien, dijo Concha, me pareció bien seria, también-¿Y no la encuentras a faltar?.
-¡Que va!- dije yo-No tengo tiempo de echarla a faltar. Hoy porque quería ver si habían llegado los modelos de primavera, pero los otros días siempre salgo con una amiga o otra, y vamos al cine o al teatro, o a jugar a la canasta a casa la pobre Romal, ¿te acuerdas?, que desde que se quedó viuda...
-¡Cuánta actividad, chica!- dijo Concha-dices que no paras. Pero ahora si que voy, porque haría tarde.
-Te llevaré yo, no padezcas-dije-Justamente he econtradom aparcamiento delante mismo.
Pagué, aunque ella quería invitarme, pero me pareció que le hacía un favor si le ahorraba el coste, y bajamos a la calle.
Se quedá sorprendida cuando vió mi coupé.¡Si llega a ver el Mercedes de Juan!
-¡Chica!-me dijo-¡Que mono!
(Bien, esto que yo le había dichio que había encontrado aparcamiento allí mismo delante de los almacenes, no era exacto.Yo había dejado mi coche, delante de los almacenes, esto si, pero se ve que era un lugar prohibido, porque me había encontrado un papelito de multa en el parabrisas.
Total por una horita que me estuve.¡Es que no tengo suerte con esto!)
La llevé primero hasta su casa, porque insistió en dejar los paquetes, y después la acompañé hasta la puerta del famoso Grupo Escolar.Es porque ella es así, que todo le va bien, y de todo está contenta. Yo al ver la clase de madres que iban a buscar las criaturas, ya me habría ido.Señora-señora-, ni una.Y francamente...
¡Esto si, las criaturas de Concha espléndidas y tan alegres como su madre!Mira, que se me fue el corazón, y los hice subir al coche, a todos, los tres mayores detrás y los dos pequeños delante, con Concha y yo.¡Cómo se reían todos, tan apretaditos!
Enseguida llegamos a su casa.
Parados delante de la portería, sin bajas del coche, discutieron un poco:-¿Por qué no subes un momento a casa?-me pedía Concha.
-Al revés-dije yo- Deja las criaturas en casa. Y vente conmigo, que iremos a merendar en cualquier lugar.
Concha se puso a reir.
-¿Qué no lo ves?-dijo señalando las cinco caritas de sus hijos-¡Míralos que tristes sólo pensar que los puedo dejar! 
¡Ay, uix!-dije yo-Demasiado consentidos los tienes-Y girándome hacia ellos, les dije-:Verdad que seréis buenos chicos y os quedaréis solitos a casa y jugaréis muy bien?
Me miraron, los cinco, con una cara que parecía que se me querían comer.
-No hay nada que hacer, ya lo ves-dijo concha, hinchada como una clueca-
Y después añadió- que Martín vendrá muy pronto, y le sabe mal no encontrarme cuando llega.
-¡Estás hecha una esclava!-le dije, riendo-¡Si que termina pronto tu marido!
-Es que los de su turno se ponen a trabajar a las 6 de la mañana, ¿sabes?-le explicó.
¡Qué locura!¡A las 6 de la mañana!-dije yo.
Si, mira. Va bajemos que aquí estorbamos.
Concha y los cinco bajaron del coche.Detrás de mi, los conductores de los otros coches se impacientaban, y me echaban malas miradas, porque se ve que allío donde me había parado no se podía parar, supongo. Es que los hombres no tienen nada de paciencia, por esto.
-Niños, decidle adiós a mi amiga y a casa-dijo Concha desde la acera.
-Pues telefonéame cualquier día que te vaya bien y saldremos-le dije a Concha.
Si, si, cualquier día- dijo ella-
-¡Adios, pues!
-Voy a arrancar y a subir hacía la punta de la Diagonal, para ver si aún veía la Mundet al "Sweden", donde cada tarde tomo el te, dijo ella.
La Mundet no estaba (Y esto que siempre dice: "Yo cada tarde, el te a la Sweden",(ya se sabe"), pero estaban las dos Ferrer con aquella amiga chalada que tienen y las cuatro tomamos un Martini sensacional que el camarero, el Pepe, hace de primera, aún repetimos..
Yo no tenía ninguna prisa, claro, porque la nena ya sabe pedir la llave a la portera si yo no estoy, y se espabila ella sola; y como Juan no llegaría hasta muy tarde y seguramente no querría cenar, no hacia falta que me preocupara por nada.La niña con una tortillita y un poco de queso ya pasa y yo igualmente.
Mientras ecuchaba las Ferrer y su amiga (completamente chalada, cada día más), que tenían unos planes fabulosos para la temporada de verano (quieren hacer auto-stop hasta Noruega, pero viejas y feas como son ya harán bastante si llegan a Molins de Rei), yo no podía dejar de pensar en la desgraciada de la Concha, que en aquellos momentos debía estar haciendo la cena para 7 personas y aguantando aquel batallón de criaturas, mientras nosotras saboreábamos nuestros Martinis (este Pepe cada día sabe más).
Hay que reconocer que debe de tener una salud de hierro, la Concha, porque si he de decir la verdad, mientras estábamos allí, en el snack de los almacenes, la vi por el espejo de detrás de la barra a mi lado, y parecía más joven que yo, palabra, y esto que tiene dos o tres meses más, y que tiene que ir cansada por fuerza con tanto trajin como tiene, ahora que bien se lo regalo.
La única cosa que le envidio, de verdad,  es esto que su marido llegue tan pronto a casa, casi todas las noches, nos lo pasariámos bomba y podríamos salir cada noches. Pero, claro, el marido de la pobre Concha debe de ser un triste empleado, mientras que el cargo de Juan es de mucha responsabilidad, y se ve que no le faltan problemas, pobre chico.
en el "Sweden" hay un ambiente muy "In", en fin, quiero decir de gente rica y bien, generalmente me encuentro de primera.
Aquel día, pero,no se por qué, terminé por coger una clase de tristeza, porque, al escuchar todas las tonterías que decían aquellas tres pijas(la Ferrer pequeña no aguantaba dos Martinis, está claro).
Y me fuí muy pronto a  mi casa, un poco enrabiada con mi misma, porque no me gusta ponerme triste porque sí..
Dejé el coche en el garage. Y subí al piso. Y luego pasó aquello que decía: entro en el lavabo, y me encuentro a la niña, la Marilin, hecha una facha, con mi bata de las mañanas, que arrastraba por el suelo, los pelos llenos de pinzas, y pintándose las uñas con el esmalte bueno, justamente.
-¿Pero nena, te has vuelto loca?-le dije-¿A qué juegas, si se puede saber?
-A papás y a mamás-dijo ella fresca como una rosa.
-¡Esto si que es bueno!-dije irritada-.¿A papás y a mamás toda sola? ¿Y dónde están las muñecas?
-Representa que están en la escuela-dijo la Marilin-
-¿Y el papá?¿Quién hace de papá?
-Representa que tiene junta y que no vendrá esta noche-dijo la niña-Y yo hago de mamá, representa.
Aún tuvo la cara de ponerse otra pincelada de esmalte delante de mí, y de mirarse al espejo con unas poses de mujer mayor, que era cosa de verlo y que no sé de dónde lo puede haber copiado.
Lo que decía: que tienen cada salida las criaturas, que hay para romperse, de verdad.

Bueno, pues ya está traducida al castellano,  esta Historia Posible del escritor Ramón Folch i Camarasa.DULCES SUEÑOS
Desde Valencia con cariño, Montserrat Llagostera Vilaró

Si queréis ver mi otro blog de fotografías clicad http://lamiradadeunarosadeabril.blogspot.com

18 comentarios:

  1. AMIGA MONTSERRAT MUY GUAPA, A TUS 16 Y 19 AÑOS.
    uN ABRAZO Y BUENA SEMANA .

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola José Maria.
      Muchas gracias.
      Recibe un abrazo, Montserrat

      Eliminar
  2. Estupenda narración, gracias por compartirla, Monserrat. Paz y Bien.

    María

    ResponderEliminar
  3. Amiga sempre es un plaer passar per casa teva i veure tot el traball que fas amb les teves entrades,ets fabulosa.

    Un for petó.
    Paki.

    ResponderEliminar
  4. Hola Pakiba.
    Moltes gràcies.
    Ultimament tinc molt poquet temps, perio ahir diumenge vareig poguer estar més estona.
    Una abraçada, Montserrat

    ResponderEliminar
  5. Me gustán estás narraciones. No solo entretienen sino que enseñan.

    Besote guapa

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Manuel.
      Yo las traduzco porque, lo hago copiando palabra por palabra y a veces el traductor cambia los términos.
      Un abrazo, Montserrat

      Eliminar
  6. Ui, en Ramon Folch, fa molt de temps que no l'he vist, em sembla que deu ser força gran ja deu tenir prop de 90 anys...Quan tingui una estoneta , llegiré aquesta història que ben segur es deu asamblar a les del pare.
    Cantem? Patim, patam, patum, homes i dones el cap dret, patim, patam, patum , no trepitgeu en Patufet...
    Petonets, Montserrat.

    ResponderEliminar
  7. Hola M. Roser.
    Bueno, opino es nota els anys transcurreguts entre un i l´altre.
    Els dos son encantadors.
    En Josep Maria, el seu pare, va morir quen jo tenía 1 any.. En Ramón Folch calculo que té 87 anys, doncs he llegit que va neixer l´any 1926.
    Gràcies per la teva visita.
    Un petó, Montserrat

    ResponderEliminar
  8. Bon dia!
    De Ramon Folch i Camarasa em va agradar "Quinze són quinze", una història amable del nen que deixa de ser nen i que vaig tenir la sort de llegir la batxillerat ja fa tres dècades...
    una abraçada

    ResponderEliminar
  9. Hola Manel.
    En elñs Patufets, que tinc col-leccionats i han varies histories possibles de Ramón Folch i Camarasa.
    Ja aniré copiant-na més.
    A casa també tinc el llibre escrit per ell ADÈU AVANS D´HORA
    Moltes gràcies per el teu comentari.
    Una abraçada, Montserrat

    ResponderEliminar
  10. BUENAS MADRUGADAS QUERIDA MONTSE, ACABO DE LEER TU NARRACCIÓN
    Y ME HA GUSTADO MUCHO , SIEMPRE TE SACAS MILES DE COSAS
    PARA NUESTROS DELEITES Y NOSOTROS , LAS DISFRUTAMOS...
    UN MONTÓN DE BESOS PARA TI,
    CONCHITA,

    ResponderEliminar
  11. Buenos días Conchita.
    Y yo termino de publicat tu comentario.
    Gracias.
    Ahora tengo muy poco tiempo, pero el domingo por la tarde le dediqué mucho rato a este Post.
    Un abrazo, Montserrat

    ResponderEliminar
  12. Hola Montserrat, un buen relato, real en nuestros días.Vi por donde iba a parar desde la conversación de ambas madres. Los hijos están solos, les falta la figura de los padres y ya ves, en sus juegos representan la vida cotidiana sin sus padres. Que esta historia, nos sirva para reflexionar.
    Con ternura os dejo un beso para todos.
    Sor.Cecilia

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Sor Cecilia.
      Gracias por tu comentario.
      Y ambas madres distintas, una la sencilla preocupada por su familia numerosa. y la otra rica y despreocupada.
      Te mando un abrazo, Montserrat

      Eliminar
  13. Jo crec que el joc de "Papás y mamàs" és el joc més antic del món, jo crec que la major part de les persones han jugat o si no a fer de farmacèutics o de simplement majors.

    I és que la vida es repeteix constantment però en cada generació posem unes pinzellades noves.

    Una abraçada russafenca

    Vicent

    ResponderEliminar
  14. Hola Vicent.
    A mi de petita m´agradava posarme les sabates de taló de la meva mare i disfrassarme.
    Gracies per la teva visita
    Una abraçada, Montserrat

    ResponderEliminar