MES DE DICIEMBRE

MES DE DICIEMBRE

ME ACOMPAÑAN

martes, 19 de febrero de 2013

CACAUETS I AVELLANES-CACAHUETES Y AVELLANAS






JOSEP MARIA FOLCH I TORRES (Barcelona 1880-1950)-

-IMAGEN ESCANEADA DE UN LIBRO QUE TENGO EN CASA-

BONES TARDES:
A Valencia fa una tarda gris. Ara tinc una mica de temps i amb poso a traduir aquesta Historieta Exemplar, que conservo, amb molt de carinyo.
PAU I BE.
Desde Valencia amb carinyo

BUENAS TARDES:
En Valencia hace una tarde gris, ahora tengo un poco de tiempo y me pongo a traducir esta Historieta Ejemplar que conservo con mucho cariño.


CACAHUETES Y AVELLANAS.

Delante de una parada de cacahuetes y avellanas, estaba inmóvil un chico pobremente vestido.
Con un dedo en la boca, y la otra mano en el bolsillo contemplaba con avidez, aquellas golosinas, que quizás no había probado nunca, pero de las cuales adivinaba y presentía el sabor estimulante, tan querido por los paladares infantiles.
Sus ojos, llenos de gula, se iban al cajón de los cacahuetes y al  de las avellanas, para posarse después en el barreño de las chufas remojadas, gordas y empapadas de agua, y en los compartimentos de la parada, dedicados a las a las chufas secas, los garbanzos y todas aquellas cosas buenas para comer, de las cuales se desprendía un olor apetitoso, que lleva recuerdos de domingo por la tarde.
Aquel chico no se sabía mover de la parada.
Cuando ya lo había mirado todo, volvían sus ojos a empezar la inspección, cajoncito por cajoncito. Y de tanto en tanto hacía una pequeña mueca con la boca, como si se tragase la saliva que la tentación le había hecho brotar de las mucosas.
Tanta era la atención que ponía aquel chavalillo en la contemplación y admiración de aquellas golosinas, que no se había fijado en qué, desde el ángulo de la misma parada, una chiquilla, más harapienta que él, se lo estaba mirando hacía rato.
Así como él era un chico de porte serio y enfermizo, ella, la mocita, tenía unos ojos que parecían dos chispas, y una naricilla respingona, que parecía que hablaba.
Se miraba aquel chiquillo con mirada entre compasiva y burlona, adivinando, seguramente, todo la que pasaba por el espíritu del muchacho, conociendo sin duda, la gula que le hacía nacer aquella contemplación.
Hasta buen rato más tarde. no se dió cuenta de aquella mirada que lo observaba con tanta atención; y, al toparse sus ojos con los de la chiquilla, se sorprendió al ver que ella le sonreía con cierta malicia.
Más avergonzado, al darse cuenta de que había estado objeto de observación, iba a retirarse, cuando ella, con una gracia y una franqueza que parecía que se conocieran de mucho tiempo, le dijo:
-¿Qué te gusta más, los cacahuetes o las chufas?
El mocito volvió a mirarse los cajoncitos de la parada, y después no supo que responder.
Ella, sin esperarr a que le diese la opinión que había pedido, ni que le preguntase la suya, añadió:
-A mi me gustan los cacaos.¿A tí también verdad?.
El chico se encogió de hombros ¿Que podía decir si nunca había probado ni una cosa ni otra?
-¿Qué no tienes lengua?-le preguntó ella, acentuando la mofa, al hacer la pregunta.
-Si-respondió él seriamente-;pero no se que gusto tienen.
-¿Qué dices que no sabes que gusto tiene? ¿Es qué no has comido nunca?
-Nunca
La chiquilla se quedó tan sorprendida que sólo supo que hacer sino mirarse a aquel chico con cara de compasión.
-¿Y porque no compras?-lepreguntá la chica al cabo de un buen rato.
-Porque no tengo céntimos.
-¿Qué no mendigas?
-¡No!-respondió el chico con una gran dignidad, y como si se sorprendiera mucho de aquella pregunta.
Y al cabo de un rato, añadió:-¿Y tús padres, que no te dan dinero?
-Mi padre recoge papeles y yo le ayudo, y con mucho trabajo tenemos dinero para comprar pan...Y una vez que me encontré cinco céntimos, cuando me acordé que mi padre hacía dos días que no fumaba, quise comprarle un caliqueño.
-Yo no tengo padre; pero si el hombre que me hace mendigar no tuviese tabaco, yo no le comopraría un caliqueño.Demasiado que me chilla cuando no le llevo todo el dinero que él quiere...¡Qué feliz eres tú teniendo un  padre que no te chilla.! Si yo lo tuviera, no me haría nada no probar nunca más cacahuetes.
De repente, la niña se interrumpió, pues en aquel momento pasaban dos señoras cerca de allí, y el chiquillo vió como ella, hizo  sin ningún esfuerzo una postura afligida y un hablar lastimero, avanzó pidiendo limosna para sus padres enfermos.
Aquellas señoras le dieron cinco céntimos.La niña se los guardó en la mano cerrada, y después de mirar a su alrededor para ver si el hombre que la hacía pedir limosna no la espiaba, se acercó al cacahuetero, y con tono de triunfo pidió:
-Póngame una mezcla.
Mezcla quería decir un poco de cada cosa: cacahuetes, avellanas, chufas...
-Ten, chico. Ahora no podrás decir que nunca los has probado.Para las manos.
Le había dicho esto tan resueltamente, que él no supo que responder.Sólo al cabo de un rato, después de haber comido algunos, se dió cuenta que la niña lo contemplaba sonriente.
Entonces, el, cogiendo al azar con las puntas de los dedos unos cuantos cacahuetes, se los dió diciendo:
-¡Al menos come tú también!.
Desde aquel día, el hijo del hombre que recoge papeles sintió una gran admiración por el estamento de los mendigos, pues a su entender eran gente que comían cacahuetes cuando querían y aún tenían el lujo de hacer caridad a los que no mendigaban.

PAZ Y BIEN.
Desde Valencia con cariño, Montserrat Llagostera Vilaró 

Si queréis ver mi otro blog de fotografías clicad   http://lamiradadeunarosadeabril.blogspot.com

31 comentarios:

  1. Preciosa histiria, Monserrat; gracias por compartirla.

    También por aquí hace una tarde gris y lluviosa.

    Besos. María

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias a ti Maria.
      Son las cosas que mi padre me daba a leer cuando era pequeña.
      Un beso, Montserrat

      Eliminar
  2. Les dos cosas me encantan ,llástima que engrexan moltisim.

    Una bonica historia

    Una abraçada.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Pakiba.
      Gràcies per la teva visita.
      Una abraçada, Montserrat

      Eliminar
  3. Enternecedora historieta , amiga Monserrat.
    Un fuerte abrazo

    ResponderEliminar
  4. Montserratson muy tiernas,y humanas son las historias de FOLC I TORRAS,los niños de hoy no las leen ni conocen:lastima,una abrçada

    ResponderEliminar
  5. Bona nit julio:
    Es cierto, pero creo que en Cataluña, en alunas escuelas si las dan a conocer, por lo menos al escritor.
    Una abraçada, Montserrat

    ResponderEliminar
  6. una historia muy hermosa. Hasta ayer llevamos 2 meses sin ver el sol y cayendo muchísima agua.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenas noches Luis.
      Gracias por tu comentario. Ahora mismo en Valencia está lloviendo y hace mucho frío.
      Un abrazo, Montserrat

      Eliminar
  7. Ui Montserrat, quants records...Les Historietes exemplars i les Pàgines viscudes, van ser les meves primeres lectures...Eren tan tendres!!!
    Petonets de cap al tard.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bona nit M.Roser.
      I jo també vaig llegir Les Aventures d´en Massagran, pero el llibre era del meu germà i no el tinc.
      el que tenía era Les Aventures d´en Pere Fi, pero al vindre a Valencia, m´en vareig despendre i ara prou greu que amb sap.
      Una abraçada, Montserrat

      Eliminar
  8. Precioso relato con su Moraleja.

    Montse, con tu permiso, me lo voy a copiar para mis nietos.

    Manolo

    ResponderEliminar
  9. Gracias Montserrat por dejarnos tan bonita y conmovida historia, tus tesoros de tus libros son valiosos.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias a ti Mari-Pi-R.
      Para mi si, porque tienen una lección ejemplar.
      Te mando un beso desde Valencia, Montserrat

      Eliminar
  10. Buenas noches Manolo.
    Con relatos así me educó mi padre y me encantaban.
    Claro que si Manolo, copialo para tus nietos.
    Un abrazo, Montserrat

    ResponderEliminar
  11. Es precioso Montserrat, a veces no nos fijamos en las personas que piden por las calles.
    Es muy triste.
    Un abrazo fuerte amiga.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Rosario.
      Y ahora cada día hay más personas necesitadas en España suerte de las O.N.G.E.S
      Un beso, Montserrat

      Eliminar
  12. Emotiva y Tierna Historia.
    Aqui, en Asturias, tenemos estos días buen tiempo, pero estuvo orbayandu bastantes días.
    Abrazos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenos días Pedro Luis.
      En Valencia ha llovido esta noche y ha amanecido nublado.
      Un abrazo, Montserrat

      Eliminar
  13. Preciós conte-poema, en el que jo estrec que fins els més prosaics o roïns hem de tenir-los com a germans, tant als rics com als pobres, tant uns com uns altres perquè al cap i a la fi tots ens necessitem, o no?

    Una forta abraçada des de Russafa

    Vicent

    ResponderEliminar
  14. Hola Vicent.
    Gràcies per el teu comentari.
    Tens raó tot@s ens necessitem.
    Una abraçada, Montserrat

    ResponderEliminar
  15. Una historia muy tierna y bonita, nos deja un gran ejemplo de desprendimiento y buen vivir.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Rafael.
      Es cierto, denota una gran humanidad en la inocencia de estos niños pobres.
      José Maria Folch i Torres era un escritor muy sentimental y emotivo, que la lectura de sus libros influyó mucho en mi personalidad.
      Un abrazo, Montserrat

      Eliminar
  16. Olá minha amiga,
    História maravilhosa. Quando eu era criança meu pai me dava livros pra mim ler todos os dias.
    Parece coincidência mais estava comendo amendoim torradinho quando lia sua história.
    Obrigada por partilhar!
    Beijos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Olá Smareis.
      Moito obruigada pelo seu coméntario.
      Si que es coincidencia que comieras almendras tostaditas mientra leías esta historia.
      Beijos, Montserrat

      Eliminar
  17. Cada vez que comentas este nombre insigne me acuerdo de la Editorial La Galera, concretamente de la cxolección LOS GRUMETES DE LA GALEWRA de los que mi hija Elvira, que acaba de c umplir 13 años ha leido bastantes libros ded los que guardo der mis hijos mayores de 40 y 36 años. Este nombre lo tengo asociado a esta editortial de magnífico recuerdo. Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas

    1. Hola Antonio:
      Estos que tengo yo, fueron editados por la Editorial Balmes de Barcelona.
      Seguramente hay varias editoriales que habrán editado los libros de D.José Maria Folch i Torres.
      Gracias por tu visita.
      Un abrazo, Montserrat

      Eliminar
  18. Es na historia preciosa y ojalá hubiese mas historias como esa, me ha encantado!
    Miles de besos

    ResponderEliminar
  19. Gracias Elena
    Sabes, tu nos compartes unas recetas exquisitas.
    Biquiños desde Valencia, Montserrat

    ResponderEliminar
  20. Que historia más hermosa y tan bien contada que emociona leerla.
    Gracias por compartirla.
    Un beso.

    ResponderEliminar