MES DE SEPTIEMBRE

MES DE SEPTIEMBRE

ME ACOMPAÑAN

viernes, 30 de noviembre de 2012

LA TIENDA DE LA VERDAD

BONES TARDES:
Avui  blogger no amb deixa baixar les meves  imatges que escanejo, ni fotografies meves.
Bueno, que hi farem.
Faig el Post sense elles.
I copio del llibre que tinc a casa"EL CANTO DEL PÁJARO", un episodi que es diu LA TIENDA DE LA VERDAD. El  seu autor fou ANTHONY DE MELLO, s.j. Era un jesuita, que va viurer molts anys a la India i els seus relats abarcan varies creencies .

PAU I BE. Desde Valencia amb carinyo.


BUENAS TARDES:
Hoy blogger no me deja bajar mis  imágenes que escaneo ni fotografías mías.
Bueno que le vamos a hacer.
Hago este Post sin ellas.
Y copio del libro que tengo en casa "EL CANTO DEL PÁJARO", un episodio que se llama LA TIENDA DE LA VERDAD . Su autor fue ANTHONY DE MELLO, s.j. Era un jesuita que vivió muchos años en la India y sus relatos abarcan varias creencias.

                           LA TIENDA DE LA VERDAD

No podía dar crédito a mis ojos cuando vi el nombre de la tienda: LA TIENDA DE LA VERDAD. Así es que allí vendían verdad.

La correctísima dependienta me preguntó qué clase de verdad deseaba yo comprar: verdad parcial o verdad plena. Respondí que, por supuesto, verdad plena. No quería fraudes, ni apologías, ni raciolizacioines. Lo que deseaba era mi verdad desnuda, clara y absoluta.
La dependienta me condujo a otra sección del establecimiento en la que se vendía la verdad plena.

El vendedor que trabajaba en aquella sección me miró compasivamente y señaló la etiqueta en la que figuraba el precio "El precio es muy elevado, señor", me dijo. "¿Cual es?", le pregunté yo, decidido a adquirir la verdad plena a bajo precio. Aún no estoy listo para la Verdad. De vez en cuando ansio la paz y el descanso. Todavía necesito engañarme un poco a mi mismo con mis justificaciones y mis racionalizaciones.
Sigo buscando aún el refugio de mis creencias incontestables.

PAZ Y BIEN
Desde Valencia con cariño, Montserrat Llagostera Vilaró


sábado, 24 de noviembre de 2012

PERDUT EN L´INMENSA MAR BLAVA- PERDIDO EN LA INMENSA MAR AZUL



BONA NIT:
He tingut una semana amb poc temps, es per aixó que no he publicat fins avui un nou Post.
A la meva memòria a vingut aquesta cançó.
L´ he buscada al youtube i he posat aquest video, m´agrada perque hi a mariners i marineras..
Aquesta  cançó la cantabem quan era joveneta al autocar quan anavem d´excursió amb una colla d´amigues i amics.
Es una cancó popular escocesa i he copiat la lletra en catalá i castellá.

Perdut en l´inmensa mar blava
les mans al timó de la nau,
perdut a l´inmensa mar blava,
sols penso tornar al teu costat
.
Bring back, bring back,
Oh bring back my Bonnie tome me, to me,
Bring bach, bring back,
oh bring my Bonnie to me, to me!

De nit estirat jo somnio
els díes joiosos passats,
 de nit estirat jo somnio
que no trigaran a tornar.

Tornada

Un temporal va inflar les veles
i tot el vaixell va cruixir.
Un temporal va inflar les veles
i va encaminar-nos a port.

Tornada

Contens tots els mariners cantan, 
ja veuen la fi dels seus mals, 
contens tots els mariners canten,
ja veuen la fi dels seus mals,
contens tots els mariners canten,
i jo penso en el meu amor.

Tornada

Si vos agradat, dono  el temps per ben aprofitat.
PAU IBE.
Desde Valencia amb carinyo.

BUENAS NOCHES:
He tenido una semana con muy poco tiempo, es por esto que no he publicado hasta hoy un nuevo Post. 
En mi memória me ha venido esta canción.
La he buscado en el youtube y he puesto este video, me gusta porque hay marineros y marineras.
Esta canción la cantábamos en el autocar, cuando íbamos de excursión un grupo de amigos y amigas. 
Es una canción popular escocesa y he copiado la letra en catalán y castellano. 

Perdido en la inmensa mar azul,
las manos en el timón de la nave,
perdido en la inmensa mar azul,
sólo pienso en volver a tu lado.

Bring back, brin back,
¡oh bring back my Bonnie to me, to me.
Bring back, bring back,
oh bring back my Bonnie, to me!

De noche tumbado yo sueño
los días dichosos pasados,
de noche tumbado yo sueño
que no tardarán en volver.

Vuelta

Un temporal hinchó las velas
y todo el barco crujió,
un temporal hinchó las velas
y nos encaminó a puerto.

Vuelta

Contentos todos los marineros cantan,
ya ven el fin de sus males,
contentos todos los marineros cantan
y yo pienso en mi amor.

Vuelta 

Si os ha gustado doy el tiempo por bien empleado.
PAZ Y BIEN.
Desde Valencia con cariño, Montserrat Llagostera Vilaró.




sábado, 17 de noviembre de 2012

L´AUTO DE LA NATI- EL AUTO DE LA NATI

JOSEP MARIA FOLCH I TORRES, IMAGEN ESCANEADA DEL LIBRO QUE TENGO EN CASA,  TITULADO "JOSEP M. FOLCH I TORRES" DEL AUTOR JOSEP MIRACLE .








BONA NIT:
 Avui m ´he agafat una mica de temps i tradueixo aquesta Historieta Exemplar, escrita per D. Josep Maria Folch i Torres, que  es una de les que tinc a casa i que tan m´estimo.
Aquest escriptor va influenciar molt en la meva educació, encare que va morir quan jo tenia un any, el pare amb donava a llegir els seus llibres.
FELIÇ CAP DE SEMANA.
Amb carinyo desde Valencia.

BUENAS NOCHES:
Hoy me he cogido un poco de tiempo y traduzco al castellano esta Historieta Ejemplar, escrita por D. José Maria Folch i Torres, que  es una de las que tengo en casa y que me la estimo mucho.
Este escritor influenció mucho en mi educación, aunque murió cuando yo tenía 1 año, mi padre me daba a leer sus libros.

EL COCHE DE LA NATI

Nati, la única hija de los acaudalados propietarios señores Piquer, salió al gran rellano de la escalinata que bajaba al jardín, y su primera mirada, al salir de casa aquella bella mañana de invierno, fue para el precioso automóvil, de cuatro plazas, que la esperaba bajo de las escaleras.
Este automóvil ere el último presente que había hecho a la Nati su padre, para satisfacer el último capricho de su hija. Era un gracioso cochecito azul cielo, de la mejor marca conocida y del modelo de carrocería más nuevo.
Guardándose los guantes. Nati iba paseando su mirada, satisfecha.
Por las líneas ondulantes de su estimado cochecito. Por ahora, era su más grande ilusión. Hacía casi un mes que lo tenía, y aún no se había aburrido, y esto que había hecho cientos de kilómetros.
Cuando tuvo abrochados los cordones de los guantes. Nati hizo  con los labios un silbido corto y estridente, como no lo hubiera hecho el más desenfadado de los chicos de la calle.
 Enseguida, un perro acudió, un pero peludo, de aquellos que no se como se llaman, que tiene un morro ancho y alargado, casi cuadrangular, y que parece que estén siempre tristes, quizás porque saben que son feos y porque ignoran que la moda los ha puesto a la orden del día.
-¡Blis!- gritó Nati, con aquella voz cristalina que tenía.
"Bliss" alzó su morro pelo y deforme a su dueña, movió un poco el trozo de cola que llavaba donde se llevan las colas y nada más.
Nati bajó los cinco escalones, despacito, seguida del perro.
El chófer de la casa le tenía abierta  la puerta delantera del coche, la gorra en la mano, cuadrado como un granadero napoleónico.
Nati gritó de nuevo:
-¡Bliss!
El perro subió de un salto al coche y se fue a sentar con una divertida formalidad, al asiento de al lado del volante.
Nati subió detrás del perro y tomó el volante, elegantemente, entre sus manos enguantadas, con un aire estudiadamente acostumbrado.
El cochecito se puso en movimiento. Los señores Piqué, desde la tribuna, contemplaban como de costumbre la salida, para poder decir adiós a la Nati,si es que no se olvidada de girarse.
La reja del jardín estaba abierta del todo. El viejo portero, de pié al lado de unos pilares, esperaba, también, todo tieso, el paso del coche.Fuera, en la acera en el preciso momento que el coche saldría.
Con todas estas facilidades y precauciones, la salida se efectuó felizmente.
Y  a la Nati no le hacían falta estas precauciones. La chica era una conductora experta para poder prescindir. Pero era bonito todo esto, y la salida la tomaba así, todas las mañanas con unos aires majestuosos, que  eran tan agradables a la hija como al padre.
Enseguida que se encontró en la calzada del paseo, Nati puso el coche a toda velocidad, un poco porque a ella le gustaba correr mucho, y hacer padecer a sus padres y exasperar a los servidores.
Sobretodo la señora Piquer estaba aterrorizada al pensa en un posible accidente; pero si callaba y consentía que la Nati fuera pescar multas por exceso de velocidad, a la Diagonal, y a devorar kilómetros por las carreteras, era porque esto daba toino y hacia moderno, y podía hablarlo entre las familias de su relación.
Realmente la Nati era una chica moderna.. Ya hemos visto que silbaba como un carretero y que conducía como un chófer.Pero esto no era todo; ella también fumaba, tomaba coktails, no leía ningún libro, nadaba como un pez y bailaba danzas clásicas con más descaro que gracia.
La culpa no era de ella. Era del ambiente  que respiraba, de la tiranía de la moda y de la vanidad sin mesura de sus padres. Malcriada y consentida, hasta un extremo que calificaríamos de extraordinario, sino fuera cada día más frecuente en ciertos medios de nuestra sociedad, Nati no había de hacer más que abrir la boca porque sus padres le concedieran todo lo que se le ocurría pedir. Ya ella la Nati, se le ocurría pedir siempre, no aquello que ella deseaba, pues muchas veces no le apetecía nada de lo que pedía, sino a quello que veía que tenían los otros, el automóvil mismo, la Nati lo había pedido porque la Pepi de Galteres tenía  uno para ella, y la Nati no quiso ser menos que la Pepi.
Con las danzas clásicas había pasado lo mismo; porque Cloti Sucamulla, la chica de los conocidos banqueros, el día que la pusieron de largo dió una sesión de danza, la madre de la Nati no fue feliz hasta que su hija fue a aprender a alzar la pierna con tal de saber ejecutar con los pies la Patética de Beethoven, por ejemplo.
Volvamos, pues a nuestra historia.
Aquella mañana de la cual hablamos, la Nati, al volante de su automóvil, se lanzó hacía el lado de Pedralbes, y, llevada por el vértigo de la velocidad, continuó por la carretera, con el propósito de llegar a Viladecans y Castelldefels.
Pero al ir atravesar la carretera nacional, un grupo formado por tres o cuatro niños pasó de un lado al otro, en el preciso momento que el coche llegaba. La Nati, a pesar del miedo que tuvo, fue aún atenta para desviar el volante con peligro de chocar contra un árbol, y evitó que lo que había parecido inminente; tirarse contra el grupo de los niños.
En aquel mismo momento, pero, un perro, el perro que llevaban aquellos pequeños y que se había quedado un poco atrás, hizo una carrera para atraparlos; y, esto, con tan mala suerte, que el pobre animal se quedó delante de las ruedas del automóvil, sin saber si ir arriba o abajo, al punto de ser aplastado.
Al ver esto uno de los niños, obedeciendo sobre el impulso instintivo de salvar un perrito, cometió la imprudencia de correr precipitadamente hacía el. En este instante, a pesar de la vigorosa frenada que hizo la Nati, el pobre animalito era revolcada por una de las ruedas delanteras, al mismo tiempo que el guardabarros envestía al niño y le hacía caer debajo de la otra rueda.
Un grito de angustia y de horror salió de las gargantas de los hermanitos, mientras la Nati, ya parado el coche, se tiraba precipitadamente de su asiento, para correr a auxiliar a su víctima.
-¡Oh pobrecito!-exclamó la chica, desconcertada, cogiendo el cuerpo del niño y sacándolo de debajo de la rueda.
Enseguida abrazándolo vivamente, y estrechándolo fuerte contra su pecho, lo llevo a la acera y allí, agachada, con el niño, entre sus brazos, le pedía llorando:
-¡Oh, pobrecito!.No te mueras, por amor de Dios!
Y le cogía las mejillas, con tal de espabilarlo y hacerle abrir los ojos, diciéndole:
-¿Donde te has hecho daño, hijito? ¡Oh Dios mío, responde, habla...!
El pequeño abrió los ojos, se miró la cara bonita de aquella señorita con una expresión de placer y le respondió:
-¿Mal?, no me ha hecho.
Seguidamente inhaló y dijo como para si mismo:
-¡Que olor más buena!
La Nati no sabía lo que le pasaba, de tanta alegría.
-¿Es verdad que no te he hecho daño?-le preguntó poniéndole de pié delante suyo, para asegurarse que era cierto aquello que el niño afirmaba.-
-De verdad, de verdad-respondió él-
Pero, al girar los ojos hacía el coche, se dió cuenta que debajo de la otra rueda estaba el perro destrozado y sangriento su pobre perro.Entonces la cara del niño, que no se había alterado ni cuando se había visto bajo el coche, se volvió más amarilla que la cera; sus labios se pusieron a temblar, y terminó por echarse a llorar, tan desconsoladamente, que no había palabra ni caricia que lo pudiera consolar.
-Pobre "Marqués"!- decía el niño, llorando, con unos sollozos tan profundos que a ratos perdía la respiración, y parecía  que no había de recuperarla más.
Los otros hermanitos, entre el susto que acababan de pasar y el desconsuelo de su hermano, todos se pusieron a acompañarlo con un concierto de lloros y de lágrimas tan lastimoso, que casi ella también termina por ponerse a llorar.
-Y bien,¡ no lloréis así hijitos!-les pidió la Nati, con una voz que se le rompía.
era le primera vez que una palabra tan dulce como esta "hijitos", le venía a los labios.
Ella misma se extrañó y saboreó la dulzura, al mismo tiempo.
La voz de ella, tan cristalina, y con aquel temblor que la emoción añadía, sorprendió y complació aquellos cuatro pequeños, que giraron todos ellos al mismo tiempo sus cabecitas hacía la cara de la señorita del automóvil.
¡Y que bonita que la encontraron! Es que hacía una olor tan rebuena, si tenía aquella cara de flor de Jessé!
¡Ah, si no hubiese sido por la muerte del perro, de su amado "Marqués", que habrían estado contentos de sentirse nombrados hijitos de aquella señorita tan aseada!
Pero la realidad era esta: el "Marqués" estaba muerto y nadie lo podría devolver a la vida.
El más pequeño de los hermanitos era el que más lloraba.
Después del momento de suspensiónque hubo al oir la voz de la Nati, los lloros remeprendieron, y la Nati se veía una montaña para tranquilizarlos.
-¡No os desonsoléis así!-les pedía-Decidme cuánto queréis que os dé, de este pobre perrito, y os será pagado enseguida.
Pero ellos no escuchaban nada. Era su "Marqués" lo que querían.
-Si queréis os daré cinco duros.Tened-les dijo, mientras  iba a buscar dentro del coche su portamonedas.
Les presentó un billete de veinticinco pesetas, pero los pequeños hicieron el mismo caso como si les hubieran presentado un papel de periódico.¡Está claro que ellos no habíen visto nunca un billete de banco...!
Viendo que nada les calmaba, la Nati tuvo un pensamiento, que le sabía mal que se le hubiera ocudido:¿Y si les ofreciera a mi"Bliss"?-pensó
 Pero no lo dijo enseguida. El "Blis" era un ejemplar auténtico perro de raza; un ejemplar valioso, por el cual el Sr. Piquer, el padre de Nati, había pagado cien duros, sin contar el collar.
Ofrecer su perro era, pues, realmente, pagar excesivamente el perrito muerto; por lo que de él quedaba, ya se veía que se trataba de uno de estos perros vulgares de la calle del cual ni valía la pena hablar.
Pero sucedió que una de las niñas se había acercado a la puerta del coche y estaba contemplando a "Bliss", tan bien sentado como estaba en su asiento, absolutamente indiferente a todo lo que había pasado y a lo que estaba pasando en aquellos momentos.
-¡Mirad, aquí hay otro perro!-dijo.
La Nati no pudo excusarse de ofrecerlo con la pesadumbre que ya se puede suponer.
-Va, no lloréis más, y quedaros con este perro, ya que sin querer os he matado al vuestro.
Además, aún le saldría barato,  si tenía en cuenta que un poco más chafa al niño.
Nati hizo dos pasos hacía su coche, y los hermanitos restantes la siguieron.
-Mirad que quieto que está.¿Lo queréis?.
Los cuatro hermanitos no respondieron enseguida. Los cuatro se miraban aquel famoso ejemplar, con una curiosidad un poco desdeñosa, y la rabia que sentísn por la muerte de su "Marqués" redoblava la presencia de aquel ejemplar que lo les entiasmaba demasiado.
-Es muy dócil y muy manso.Enseguida os conocerá-dijo, aún, la Nati, ya bien decidida a darlo.
Pero, el más pequeño de todos hizo un gesto de desprecio, dijo, mirándose a sus hermanois:
-No señora, no;  es muy feo.
La Nati se quedó un poco decepcionada.
Era un poco atrevido que un chico como aquel se permitiera descalificar a su "Bliss" de aquella manera.
Nati también se miraba a sus hermanitos, para ver ellos que le decían; pero adivinó enseguida, por las poses que hacían, que estaban todos de acuerdo con el denigrante juicio del pequeño.
en el fondo, proibablemente, la hubo de consolar la reflexión que así no tendría de desprenderse de su perro.
-Pues, si no queréis el perro, tomad estos cinco duros-insistí luego.
Una de las niñas respondió:
-Quizá la madre nos reñirá.
-¿Donde está vuestra madre? ¿Qué vivís lejos?
-No; a las barracas de Collblanch-repondió la misma niña.
-¿Vamos a preguntárselo?- propuso la Nati, con ganas de dejar terminada esta cuestión y terminar aquella escena, que ya empezaba a atraer la atención de alguno curiosos.
-Venga venid, que yo misma os acompañaré
Y cogiendo por las manitas al más pequeño y a la más pequeña de los cuatro, los llevó hasta el coche y los acomodó al asiento de detrás, mientras los otros dos tomaban sitio en las banquetas.
-Tu me guiarás verdad?-dijo la Nati al más mayor.
Siguiendo sus indicaciones, el coche siguió por la carretera, giró a mano derecha, por un camino cercano, y siguiendo llegaron a una especie de campo, en el cual se veían unas cuantas barracas de ladrillo, con pretensión de casitas.
-¡Chico que bien se va!-comentaban los chiquillos por el camino, en voz baja, pero que la Nati  podía oir perfectamente.
Cuando el coche paró delante de aquellas casitas, enseguida salió una mujer, una pobre mujer, que se notaba a primera vista que era enfermiza.
La Nati le explicó el hecho, pero sin remarcar el peligro en que había estado uno de sus hijos, al ser cogido por el coche.Habló del perro, eso si, pidiendo disculpas.
-No se preocupe, señorita!-le dijo la buena mujer, enseguida que se dió cuenta de que se trataba-Más pronto ha hecho una buena obra, quitándole la vida.¿No ve que no lo podíamos mantener y pasaba mucha hambre, el pobre animal?
De todas maneras la Nati ofreció indemnizarlos.
-¿Dígamo cuánto quiere que le de?
-¡Ay Virgen Santa!¿No le digo que aún le doy las gracias?
Entonces la Nati sacó un billete y, montrándolo a la mujer, le dijo:
-Yo les decía si querían aceptar estos cinco duros por paga.-¿Qué me dice señorita?-exclamó la buena mujer abriendo los ojos desmesuradamente-Pero si era un perro que no valía nada?
-Tómelos, que se los doy de buen grado-insitió a la Nati,.
La mujer quería y a la vez le sabía mal.
-Ya se lo diré señorita, explicó al fin- No los cogería sino fuera que...
-Diga mujer- le rogó Nati.
-Si no fuera porque estoy pasando una pena muy gorda; mucho.
Un velo de lágrimas le cubrió los ojos, y hubo de secárselos con una punta de delantal.
Nati dió una mirada a su entorno.Fuera, los cuatro hermanitos contemplaban el automóvil.
Dentro de la casita, todo respiraba a triste miseria.
Nati no había visto nunca un espectáculo así.
-Tome, tome; y no llore más - dijo la Nati, con el corazón dolorido todo poniendo casi a la fuerza el billete dentro de la mano de la mujer.
-Muchas gracias. Tendré para pagar el alquiler y así no nos sacarán aún.
La mujer explicó:
-¿Ve esta casita? Pues, antes, era nuestra.
Mi marido, que era albañil, la hizo él mismo.
La mujer dió una triste mirada a su alrededor.
-Aquí nacieron mis hijitos..Aquí murió mi pobre marido,¡ aquí habíamos sido tan felices...! Y ahora ya no es nuestra. Hemos de pagar alquiler y tenemos la amenaza que nos tirarán si dejamos de pagar otro alquiler.
-Pero¿cómo puede ser ser si era suya, que ahora no lo sea?¿Es que se la vendieron?-preguntó la Nati, sintiéndose interesada, quizá por primera vez en su vida, por las penas de los demás.
La mujer explicó que, cuando el marido se murió, ella se tuvo que poner a trabajar, para poder dar comida a los hijos. Pero sucedió que enfermó y antes de que sus hijitos murieran de hambre, pidió dinero con la casita en garantía, que nunca faltan miserables usureros que con la pañora de una cosa que vale cien, no dan más que veinte; y si el desgraciado no puede pagar los intereses y menos, está claro, devolver el capital cuando, al prestador, le place exigirlo, entonces éste se queda con la pañora o garantía del préstamo.
En este caso, la pañora fue la casita, con tantos sudores contruida. Durante todo un año la buena mujer terminó perdiendo la salud, con tal de pagar los intereses.
Pero de nada le sirvió.Al cabo de un año el usurero reclamó el pago de la cantidad prestada, y, como la pobre viudad no pudo pagar, el miserable se quedó la casita, mientras los que habían estado legítimos popietarios se veían obligados a pagarle el alquiler, siempre bajo la amenaza de ser desalojados si quedaban a deber un mes.
Era en estas circunstancias que se encontraba la buena mujer cuando le cayeron, talmente ve nidas del cielo, dentro de su mano, las veinticinco pesetas que eran el importe de un mes de alquiler.
La Nati había escuchado con una atención y una emoción profundas, la explicación de aquella mujer.Los sentimientos de sus palabras y sus lágrimas terminaban de despertarse en su corazón, se puede decir que eran para ella completamente desconocidos hasta aquel momento.¡"Dios mío"!-pensaba-, es posible que en el mundo puedan pasar estas cosas tan terribles!".
Y tenía escalofríos de pensar que, si no se hubiese producido el accidente fortuito, que había costado la vida a aquel animal,¡ aquella pobre mujer con sus cuatro hijitos se habría visto tirada a la calle sin compasión!
Un escalofrío recorrió todo el cuerpo de la Nati. era como si terminara  de dar una mirada  fiscalizadora dentro de su propio espíritu, y se sintió avergonzada de si misma.Tanta importancia que había dado siempre a sus cosas:¡auto, tenis, playa, amigas, cigarrillos...! Todo esto era su mundo, era su vida, eran sus preocupaciones, como eran aquella pobre mujer, los hijitos, el pan de la mesa, el alquiler, la amenaza de tener que morir de frío y de hambre en medio de la calle, o el dolor de encerrar a los hijitos de su corazón en un asilo.
No llore más, buena señora- le dijo la -Nati, a aquella buena mujer , con un tierno respeto y al mismo tiempo en un tono de firme resolución-.
Esta casa volverá a ser suya.
Tomó las dos manos de la buena mujer y la besó en cada mejillas. Enseguida salió; acarició a  los cuatro pequeños y se despidió de ellos, diciéndoles, cuando ella estaba dentro del coche, manos al volante:
Hasta mañana a esta hora, que os llevaré bombones.
Al día siguiente, a la misma hora, un taxi paró delante de la casita. Nati descendió.
Los cuatro pequeños corrieron hacía ella, como los pollitos corren al encuentro de la madre.
Nati les repartió bombones, como les había prometido. A continuación, con el mismo taxi y en compañía de la buena mujer, los llevo a casa del prestamista y, a base de pagarle el doble de lo que a él le había costado, Nati adquirió la casa a nombre de la buena mujer. Una vez pagada, como que aún le sobraron unos miles de pesetas, las puso en las manos de la mujer, junto con la escritura de propiedad de la casa, diciéndole:
-Esto también le pertenece, porque es lo que sobra de la cantidad que me dieron por mi coche.
Y como la mujer, llorando de reconocimiendo y de emoción, no encontraba palabras para expresar su agradecimiento, la Nati le dijo:
-No ha de agradecerme nada. Siempre he oido decir que quien hace daño lo ha de pagar. Pues bien: mi coche hizo mal, y estuvo a punto de causar una desgracia irremediable.Es, pues, el, el que lo ha pagado.
Y alzando un brazo arriba, como aquel que proclama victoria, exclamó:
-¡Me he vendido el coche!

FELIZ FIN DE SEMANA.
Desde Valencia con cariño, Montserrat Llagostera Vilaró
  

martes, 13 de noviembre de 2012

COLOR D´ESPERANÇA -COLOR DE ESPERANZA


CON TODO MI CARIÑO REGALO ESTA FOTOGRAFIA A QUIEN LA QUIERA RECOGER
BON DIA:
Amb aquest ninotet de la Primera Comunió del meu fill Albert,  a la terrasseta de casa meva he fet aquesta fotografía.
Encare que el dolor per tota la situació que s´está vivin avui al aixecarme he agafat aquest ninotet, una sensilla figureta, pero que per mi diu molt, perque repeteixo, es un model de las que regalarem en la Primera Comunió del meu fill Albert.
Jo com a creient cristiana reso per que tot s´arregli i procuro ajudar com voluntaria Cáritas, pero reto a les persones que encare que no creguin, siguin positivas i no perdin l´esperança, que no facin disvarats, que tots en aquest món tenim un valor i encare que hi hagi gent que no son bona, també hi ha molts ángels a la terra i avans de treures el regal de la vida, que respirin fons, que contin fins a 100 i sobretot si estan molt malamen que demanin ajuda al metge, que parlin amb la  familia, amb els amics, al menys que els escoltin, perque la falta de comunicació i el quedarseu tot a dins  no es bó.
I ara tiran enrrera, els nostres avis i pares,  van pasar épocas molt duras i varem tirar endavan.
Qui vulgui agafar aquesta fotografía li regalo .
Desde Valencia amb carinyo.

BUENOS DIAS:
Con este muñequito de la Primera Comunión de mi hijo Albert, en la terracita de mi casa, he hecho esta fotografía.
Aunque el dolor por toda la situación que se está viviendo al levantarme he cogido este muñeco, una sencilla figurita, pero que para mi dice mucho, porque repito, es un modelo de las que regalamos en la Primera Comunión de mi hijo Albert .
Yo como creiente cristiana rezo para que todo se arregle y procuro ayuda como voluntaria de Cáritas, pero reto a las personas que aunque no sean creyentes, sean positivas y no pierdan la esperanza, que no hagan disparates, que en este mundo todos tenemos un valor y aunque haya gente que no son buena, también hay muchos ángeles en la tierra y antes de quitarse el regalo que es la vida,  que respiren hondo, que cuenten hasta 100 y sobretodo si están muy mal que pidan ayuda al médico, que hablen con la familia, con lois amigos, que al menos que los  escuchen, porque la falta de comunicación  y el quedárselo todo dentro no es bueno.
Y ahora echando la vista atrás, nuestros padres y abuelos pasaron épocas muy duras y salieron adelante.
Quien quiera coger esta fotografía, se la regalo.
Desde Valencia con cariño, Montserrat Llagostera Vilaró 


jueves, 8 de noviembre de 2012

FANG, SOL I ARBRES-BARRO, SOL Y ÁRBOLES


UN OLIVO
EN EL SUELO MEZCLADAS CON EL BARRO,  ALGUNAS ACEITUNAS

BON DIA:
Darrera casa, a la vora del nou Cauce de riu Turia, a les 10 del matí  he fet aquestes fotografías.
Quin goig contemplar el verd de la gespa, després de la pluja, el marrón del fang, el mig morad d´unes olives, que caigueran de la grand olivera que hi ha a la fotografía, i aquest solet, que ilumina aquest tros de terra,que com si fos una cabellera verda, es adornada per  la gespa!
Ja sé que a lo millor pensareu-"Mira aquesta amb els problemes que hi han i s´entretén amb aixó". Pero mireu per poguer ajudar els demés, tinc que carregar la meva ment amb cosses positives, es com una energía divina de la natura. A mi amb dona forces, moltes forces.
PAU, AMOR I ARMONIA.
Desde Valencia, amb carinyo, Montserrat Llagostera Vilaró.

BUENOS DIAS
Detrás de casa, al lado del nuevo cauce del rio Turia, a las 10 de la mañana he hecho estas fotografías.
¡Qué gozo contemplar el verde de la hierba, después de la lluvia, el marrón del barro, el medio marado de las aceitunas, que cayeron del gran olivo que hay en la fotografía, y este solecito, que ilumina este trozo de tierra, que como si fuera una cabellera verde, es adornada por el cesped!
Ya sé que a lo mejor pensaréis-"Mira ésta con mlos problemas que hay en qué se entretiene".
Pero mirad para poder ayudar a los demás, tengo que cargar mi mente con cosas positivas, es como una energía divina de la naturaleza. A mi me da fuerzas, muchas fuerzas.
PAZ, AMOR Y ARMONIA.
Desde Valencia, con cariño, Montserrat Llagostera Vilaró


martes, 6 de noviembre de 2012

DONNA, DONNA,UNA CANÇÓ ENTRANYABLE - DONNA, DONNA,UNA CANCIÓN ENTRAÑABLE



BON DIA:
Avui he recordat aquesta cançó de la cantan Joan Baez, per mi es una dulçura, he buscat la traducció en castellá a Internet y aci vos la copio.
PAU, AMOR I ARMONIA
Desde Valencia  amb carinyo

BUENOS DIAS:
Hoy he recordado esta canción de la cantante Joan Baez, para mi es una dulzura, he buscado la traducción en Internet y aquí os la copio.



DONNA, DONNA

En un vagón con destino a los mercados
Hay un un ternero con mirada triste,
 mirando por encima a una  golondrina 
volando velozmente por el cielo.
Como los vientos se están riendo,
se rien con todas sus fuerzas.
Rien y rien durante todo el día
y la mitad de la noche de verano.
Donna donna donna
donna donna donna No
Donna donna donna donna
donna donna donna No

-Deja de quejarte, le dijo el granjero 
¿Quién le dijo a un ternero
que tiene alas para volar
como una golondrina tan orgullosa y libre?
¿Cómo los vientos se están riendo
se rien con todas sus fuerzas,
reir y reir durante todo el día
y la mitad de la noche de verano
Donna donna donna donna
donna donna donna No
donna donna donna No

Terneros que son facilmente atados y asesinados
sin saber la razón
 por qué en la libertad de los tesoros,
como la golondrina a aprendido a volar.
¿Cómo los vientos se están riendo,
se rien con todas sus fuerzas,
reir y reir durante todo el día
y y la mitad de la noche del verano
Donna donna donna donna
donna donna donna No



PAZ, AMOR Y ARMONIA.
Desde Valencia con cariño, Montserrat Llagostera Vilaró

lunes, 5 de noviembre de 2012

BONA NIT Y BON HUMOR- BUENAS NOCHES Y BUEN HUMOR



-MIRA QUE NIDO HE ENCONTRADO. NO SÉ QUE CLASE DE PÁJAROS SON.
-MIRA DETRÁS DE LA PÁGINA Y LO SABRÁS.

  -TE LLEVO LA GASOLINA.

BONA  NIT I BON HUMOR:
Amb aquestes dos portades escanejades de les Revistes PATUFET del Any 1972, que tinc encuadernadas a casa, he decidit fer un nou Post.
Ultimament tinc molt poc temps, degut a altres activitats.
Que tingueu dolços sons.
Desde Valencia amb carinyo, Montserrat Llagostera Vilaró.

BUENAS NOCHES Y BUEN HUMOR:
Con estas dois portadas escnaeadas de les revista PATUFET del año 1972, que tengo en casa, he decidido hacer un nuevo Post.
Ultimamente tengo poco, debido a otras actividades.
Que tengáis dulces sueños.
Desde Valencia con cariño, Montserrat Llagostera Vilaró

sábado, 3 de noviembre de 2012

DISSABTE NUVOLÓS-SÁBADO NUBLADO

BON DIA:
Dissabte nuvolós.
Desde la terrassa, de bon matí, he fet aquestes fortografíes.
Que tingueu un feliç cap de setmana.
Desde Valencia amb carinyo

BUENOS DÍAS:
Sábado nublado.
Desde la terraza, de buena mañana, he hecho estas fotografías. 
Que tengáis un feliz fin de semana.
Desde Valencia, con cariño, Montserrat Llagostera Vilaró.